Blog

Mi niña Bolivia

Ay mi Bolivia querida, hija desvalida, tu sin quien pueda acariciarte con ternura. Ojos marrones como negras lunas que han atrapado un destellante pasado que reconstruyes con dibujos a crayola.

Bolivia, alma perdida en el centro perdido de Sudamérica. Tú, querida, que edificas tu hogar en las alturas entre montañas y nubes a la orilla del río. Háblame y dime por dónde has andado con tu rebaño de ovejas. ¿Quiénes te han lastimado, preciosa? Que veo los golpes en tu rostro divino y arañones en tus brazos.

Me acerco a ti, con toda la paciencia y cariño que se le da a un niño. Sé que temes a este semblante distinto, con metales en las manos. Difícil es descifrar tu código, tu belleza pura embrutecida entre la basura. Sin embargo te guardo un lugar dentro en mi pecho donde sueño con verte convertida en mujer.

Sin lástima para ti, Bolivia, que no la necesitas. Con respeto por tu cultura y tus cambiantes paisajes. Te escribo un poema que guardas bajo tu almohada mientras sueñas volar alto como un halcón, para ti mi niña que combates contra la alienación. Muéstrame tu pasado que encontraremos la forma de edificarte un próspero presente.

4 Replies to “Mi niña Bolivia”

Leave a comment