Para ser poeta

Para ser poeta en tiempos modernos se necesita un mal de corazón, un trazo cansado y nostálgico para no sentirnos agredidos por la violencia oculta en la ironía de las palabras. La modernidad con sus carencias ya no sabe hablarnos de algo familiar, del calor de un amor simple o un odio fulminante.

Ya el tiempo no sabe cómo definirse, vivir por vivir, mundos multidimensionales y verdades alteradas pero complejas. Sabores desabridos para sofisticar nuestro neandertal paladar hasta que llegue el día que todo nos sepa a nada.

Ser poeta en tiempos violentos y sin valores nos hace extraños, soberanos de un reino ajeno donde los sentimientos tienen un costo alto y aquel que no tiene cómo tampoco tiene derecho a sentir. Deshumanizados, sordos ante los gritos mudos que se estrellan ante las rocas del mar abierto; ausentes víctimas de la apatía, inmovilizados a través del monitor.

Bombas del tiempo en cuenta regresiva que consuman nuestra juventud para que no hagamos nada que valga la pena. Ser unos desconocidos hasta el día que alguien nos apunte en la frente con un revolver; solo se nos extraña si estamos muertos.

Soy poeta en tiempos difíciles porque he sabido encontrar a alguien que me ame, un amor que me ha curado de la soledad. Un amor que me ayuda a apreciar mejor las puestas de sol; la playa blanca donde camino y dejo que se terminen mis días. Después de todo, no pretendo escribir mil poemas si no tengo unos ojos amarillos donde mirarme.

Soy poeta en tiempos adversos porque quizá me he sabido resistir bien al cambio. Complicada tarea la mía que compito contra celebridades y dioses. Transgresores y farsantes, máscaras que vienen en distintos colores y tamaños, pesimistas y sicarios a un paso de la línea roja que marca su derrota. Quién sabe quiénes son los falsos y quienes los verdaderos.

Me queda claro que se es poeta porque así se nace. Ya no me queda más que descansar entre las flores mientras espero el atardecer. Maldigo un poco a Neruda por haberse enamorado del mismo mar que yo. Ahora aparte de ser poeta tengo que irme a buscar mi propia isla, que la negra ya le pertenece.

Flotando sobre Lapislázuli

Soñé que cruzamos la frontera como si no tuviera dueño, como si antes no hubiera hombres en estas tierras australes sólo una manada de caballos salvajes. Mentiras que me encantaría contarles a los que aún desconozcan la naturaleza del poder y la ineficiente burocracia que hace de las suyas para dividir en vez de unirnos.

Con un clima soberbio y bipolar, llegamos a tierras chilenas que debo admitir trajeron nostalgia por la patria querida. Algo hay en este aire que trae consigo la alegría de una cultura hermana que pasea por la plaza y vende de todo en el mercado. Gente servicial y platicadora, castañuelas que pululan por las calles con motivación en los ojos para progresar.

Frutas del mar de los colores más exóticos para traer nuevos sabores al paladar, el olor a sal que tienen los puertos que por las noches se vuelven luces de feria y comida de puestos.

Cruzamos a la isla de Chiloé para ver las casas que flotan sobre un mar de lapislázuli, que reflejan sus animados colores y las marcas del tiempo que no siempre nos cuentan historias alegres. Moradas, rojas, naranjas, azules, amarillas; palafitos suspendidos en el aire que no tiene intención de llevarse lo que corre sobre el río. Su contraste con el verde vivo de una densa vegetación que no deja espacios en blanco y corazones sin rosas; las palabras no me alcanzan para describir las maravillas de estas tierras nuevas para mis ojos.

Ansiosos por descubrir nuevas cosas, guardamos de nuevo todo en la mochila. Supongo que ya he dejado olvidadas un par de cosas porque me pesa menos; o será la vida que ahora sé cómo tomarla más a la ligera. He aprendido cosas nuevas; espero salten por si solas de los renglones sin necesidad de que yo con mi obviedad se las digas. Menos mal Diego decidió venir, no sé quién más hubiera podido retratar la verdad que a veces redescubro cuando veo esas imágenes y me hablan de nuevo.

Nos vamos. Quiero más ceviche antes de irme, otro atardecer color melocotón, otro día para que no se termine esta fantasía.

Alta Montaña

Ríos de arena que corren en busca de donde aparcar, adonde puedan escapar los recuerdos, a donde pueda encontrar el sol. Montañas carmín, amarillas, rosas, de colores; deslaves que acarrean sangre de inocentes. Desencuentro del tiempo que ha perdido su cronología y ha dejado que reescribamos su historia a nuestro ritmo, a nuestro ilógica idea de encontrarle sentido a lo que simplemente es bello.

Dejamos que el desierto nos guíe por sus caminos para mostrarnos sus rostros, nos eleva sin que dudemos de sus máscaras, de sus capas. La vegetación nos abandona a medida que seguimos, el viento sopla helado como si el infierno pudiera abrirse y congelar nuestras almas.

Sin palabras hemos quedado frente al más terrorífico de los sueños de Dante, glaciares sobrepuestos como corazones abiertos en medio del desierto. Tesoros custodiados por titanes y jaguares, que aguardan dormidos a que sea de nuevo tiempo, a que el hombre rete al gran Aconcagua para que ellos tomen venganza.

Bajo la mira de Dios, inscrito en latón, un juramente de paz entre dos naciones que comparten una frontera y varias batallas que ahora anidan entre las rocas los cuerpos de aquellos valientes que no mirarán más que los pies de aquel redentor.

A 4220 pies sobre el nivel del mar, la existencia parece poca cosa, la espera de que alguna vez nuestros cuerpos también sean rocas es una ilusión nostálgica de la creación.

Frágiles nosotros y las civilizaciones antiguas, los Incas que aún más sabios que nosotros, han desaparecido… fugitivos de este universo, sólo han dejado algunas pistas para que admiremos su amarilla grandeza. Pocas cosas he visto que sean así de perfectas, un puente que junta dos mundos, aguas que vienen con fuerza del centro de la tierra, capaces de curar dolencias y males.

Espero el momento de tomar el té con el incongruente desierto que aún desconozco, que me diga quién es, de donde vino… que me cuente sus fábulas, que me llame hija del Dios que mira desde las alturas de sus cumbres que el hombre no destruya su eterna hermandad con él.